Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información

Translate

sábado, 10 de diciembre de 2011

nuevo periódico EL CLASISTA ya esta en la calle



“El Clasista” es la expresión escrita delFrente de Organizaciones Clasistas (Movi-miento Argentina Rebelde- Resistencia Uni-da y Popular- Movimiento 29 de Mayo- Or-ganización Clasista Revolucionaria-Movi-miento Independiente Popular- EncuentroAbierto de Obreros-Movimiento CamiloCienfuegos), con el objetivo de llevar nues-tras posiciones políticas al conjunto de lostrabajadores y el pueblo. Como forma debrindar testimonio de lo realizado este ulti-mo año y en función de prepararnos paralas luchas que se vienen en el futuro.El movimiento piquetero ha mermado suconvocatoria en las calles, de igual forma siguesiendo el sector mas numeroso y dinámico denuestro país. La política de CK ha sido intentarcooptar, dividir, aislar y reprimir el movimientode trabajadores desocupados. esto no lo ha con-seguido, lo que consiguió es aislarnos y hastademonizarnos- esencialmente a los que no com-partimos su política.Somos compañeros y compañeras de los ba-rrios a los que la injusticia del sistema capi-talista nos ha llevado a organizarnos. Sabemosque tenemos que salir a luchar con nuestrasfamilias a reclamar lo que nos pertenece, tra-bajo dignidad y cambio socialHasta la victoria siempre
Territoriales
En la época en la que vivimos es importante con-tar con diferentes alternativas en el ámbito socialy político.Las diversas opiniones enriquecen y aportan unavisión más amplia de la realidad, que nos permiteentender el presente de las personas que han sidopostergadas y marginadas del sistema.El Frente de Organizaciones Clasistas (F.O.C.)es un frente de organizaciones y movimientos polí-ticos- sociales que participan activamente y defien-den a los luchadores populares, los que viven el díaa día con gran esfuerzo y pretenden un futuro justoy de igualdades; es por y para la clase obrera queel frente se moviliza.
Un Frente para la lucha

as organizaciones que componen el Frente deorganizaciones clasistas se dieron la tarea dela redacción e impresión del primer volumende “El Clasista”, para hacer su aporte a la cons-trucción de una nueva alternativa dentro de la iz-quierda clasista y combativa.Consideramos indispensable esta tarea luegode un año electoral que dio un triunfo holgado ala facción más coherente de la burguesía, el Kirch-nerismo. Pero también, por la participación en elcirco electoral de buena parte de la izquierda quesufre prácticas reformistas y de adaptación al ordenimperante.Si bien nos encontramos en una de las crisismás profundas del capitalismo, con epicentro enlos países centrales, el gobierno pudo capitalizarel repunte de la economía nacional (más por cues-tiones coyunturales que por mérito propio) parasu campaña electoral. A esto se suma la construc-ción, por parte del oficialismo, de un discurso quelogró consenso entre amplios sectores de la bur-guesía, las clases medias y de la clase obrera. Estediscurso se remonta a la asunción de Nestor Kirch-ner en el 2003 y se fue desarrollando y profundi-zando en toda una seria de falsos mitos de la eraK. A saber: la creación de productos con valoragregado, el desarrollo de una burguesía nacional,la construcción de un capitalismo humanizado, lapolítica de derechos humanos, la propensión aldialogo y el rechazo de la represión como solucióndel conflicto social y la inclusión social, entreotros.La posibilidad de creación de una burguesía na-cional, idea que resurge con todo gobierno de im-pronta populista, es una ficción que la historia ar-gentina, gran parte de Latinoamérica y el tercermundo han demostrado su falsedad por la depen-dencia de la mayoría de las burguesías tercermun-distas a la burguesía imperialista de los países cen-trales. La gran burguesía argentina es socia menordel gran capital internacional y no aspira por susmismas condiciones materiales a la menor auto-nomía.Por otro lado, hay una decisión política impuestapor el imperialismo de que Argentina sea un paísagroexportador primario.Detrás del discurso
nac&pop
se oculta la imposibilidad de lograr estas aspiraciones, ya que la política económica de deva-luación del peso frente al dólar genera la inflaciónque enriquece a los sectores más concentrados y hacemás raquítico el mercado interno, tornando al paísen una economía de la soja, la minería, el petróleoy el subsidio.Sostener la idea de un capitalismo humanizadoes una concepción no solo falsa, sino que tambiénanacrónica con la crisis mundial actual, que generamillones de desocupados, hambre y miseria en elmundo entero.La política de derechos humanos del gobiernoconsistió y consiste, en una condena moral a un grupode funcionarios del ejercito que “no cumplió” consu deber de proteger las garantías, derechos y liber-tades individuales, sino que hicieron todo lo contrarioy por eso deben ser apartados de sus cargos y juzga-dos por el derecho burgués. Este enfoque rescata alas instituciones represivas de la burguesía y consi-dera que si son depurados los elementos corruptos,estas instituciones cumplirían su verdadero fin social,que es garantizar las “libertades democráticas”. Estedeterminado enfoque de los derechos humanos ocultadeliberadamente la verdadera naturaleza de la dic-tadura cívico-militar y del genocidio. La violenciaestatal de 1976 al 1983 responde a una indisolublenecesidad del capital: el disciplinamiento de los quetrabajan.Pero la ficción K que más arraigo logró fue la su-puesta política del dialogo y no represión para so-lucionar el conflicto social, mientras que en la ges-tión del difunto y la viuda no a cesado la represión,la criminalización de la protesta social suma ya lamayor cantidad de muertos en manifestaciones desde1983. El gobierno nacional realizo y realiza un in-teligente y sistemático ataque a los sectores del pue-blo más combativos o por lo menos que se organizan,alternando la “tercierización de la represión” enmanos de barrabrabas y agrupaciones afines al kirch-nerismo o la burocracia sindical, con el uso simpley llano de la gendarmería y la policía. Pero la he-rramienta que más utilizo el kirchnerismo para ame-drentar y refrenar la protesta social fue la sistemática judicialización de los sectores más combativos, su-mando ya aproximadamente 6000 procesados polí-ticos.La recuperación de la economía argentina que co-menzó en el 2003 se debió al buen precio de los com-modities internacionales y a la elevada tasa de ex-plotación, muy superior a la década de los 90, logradagracias a un enorme ejercito de trabajadores desocu-pados de reserva que mantiene el trabajo en negro,precarizado y terciarizado. En los últimos años hemospresenciado la caída de la tasa de desempleo pero aun porcentaje de 25% de pobreza, que da testimoniode una nueva realidad argentina, producto de añosde derrotas de la clase obrera, derrota material en ladictadura e ideológica en la década de los 90. Anteeste panorama el gobierno nacional “honra la deudaexterna” engrosada por la dictadura y el menemismoa costa de la miseria del pueblo.En la actualidad nos encontramos frente a una cla-se obrera pauperizada, desorganizada, disciplinadapor el capital, la burocracia sindical y el Estado, ysegmentada entre los que pueden aprovechar las mi-gajas de la bonanza económica y los excluidos queviven del trabajo en negro y los subsidios.Debido a esta debilidad de la clase obrera es quegozamos de esta democracia burguesa, porque la bur-guesía no requiere dictaduras salvajes para mantenersu tasa de ganancia, pero como ya afirmaba Lenin,todo Estado es una dictadura y las 3000 victimas degatillo fácil (1600 aproximadamente, solo desde lasgestiones k) dan cuenta de ello, de la acción disci-plinadora y asesina del Estado capitalista frente auna enorme masa de excluidos. Pero más allá de estaviolencia inherente al sistema, el gobierno de los de-rechos humanos militariza las barriadas popularescon gendarmería y prefectura. Esto demuestra quela violencia de clase no se terminó con la dictadura,solo cambio sus formas durante la democracia.En este contexto desfavorable para la clase obrera,las prácticas electorales de buena parte de la izquierdano solo son inútiles como se ve en el porcentaje devotos obtenidos, sino que también la condicionan ala hora de la lucha, estando siempre muy atenta dela opinión que de ella formulen los grandes mediosmasivos de comunicación del enemigo.Por todo esto, no es azaroso el nombre da la revista,consideramos, sin caer en absurdos voluntarismos,que el factor subjetivo es fundamental, como ya loseñalaba Lenin y lo puso luego en práctica el coman-dante Che Guevara y en nuestro país el PRT-ERP.Consideramos indispensable la construcción deuna nueva militancia clasista, libre de prácticas re-formistas, que aplique todos los métodos de lucha,que de la lucha a la burguesía, la burocracia sindicaly a los agentes del Estado, en el ámbito barrial, elsindical, el universitario, y todo los ámbitos posibles.Esta revista es un pequeño aporte para la recons-trucción del marxismo revolucionario, cuyo legadose encuentra más vigente que nunca.

////////////
situacion internacional

odemos decir que la situacióninternacional que estamosviviendo o padeciendo, comenzó a esbozarse allá porla década del 60 (cuando acá entre otras cosas se ce-rraban 16 ingenios azucareros en Tucumán) producto de latendencia decreciente de la tasa de ganancia, la sobrepro-ducción de mercancías y la feroz competencia en los tresbloque queconformaban los siete grandes (Estados Unidos,Alemania, Japón, Francia, Gran Bretaña, Italia y Canadá).En su intento por corregir efectos y soslayar la crisis, el ca-pitalismo busco reorganizarse y modificar sus estructurasproductivas con el objetivo de recuperar los niveles de ren-tabilidad. Así tiene lugar la desaparición de industrias y ramasde la producción o su traslado a otros países del mundo prin-cipalmente del Tercer Mundo, fusiones entre corporaciónetc. Pero las verdaderas razones de esa operación planetariade salvataje apuntaban a reducir los costos de producción,es decir, aumentar la plusvalía relativa y absoluta y maximizarla obtención de recursos de los países dependientes, todoesto redundó en la caída de los salarios tanto en los paísesdel Tercer Mundo como en las Metrópolis imperialistas –aumento de la productividad, disminución de los precios delas materias primas, más allá de la inflación en dólares y cre-cimiento vertiginoso de la deuda externa.Durante la década de los 80 el imperialismo lanzo unacontraofensiva global, económica, por supuesto, para con-trarrestar la caída de la tasa de ganancia, pero también política,ideológica, militar, religiosa y cultural. Esa contraofensivafue victoriosa en todos los objetivos que se propuso y llegomás allá de lo imaginado por nadie, al tener como efecto in-esperado la desaparición de la Unión Soviética. Han trascu-rrido unos 30 años de aquellos momentos en que fueron pro-clamados el fin del socialismo y la victoria definitiva del ca-pitalismo, hoy es un hecho incuestionable, podemos afirmarlocon total certeza, asumido incluso por especialistas y políticosde cualquier signo ideológico o político, que el factor deter-minante de la actual situación presente y el futuro próximodel planeta
es la crisis del capitalismo.
Esta contraofensiva sería igualmente exitosa en otros te-rrenos, dando lugar a una coyuntura en la que el capitalismoapareció ante los ojos del mundo, como imbatible y produ-ciendo en consecuencia, un efecto contundente sobre la in-telectualidad en todo el mundo ganado por la idea de un ca-pitalismo invencible, sólido, que impondría al mundo unnuevo orden en el cual solo habría espacio para la supuesta“profundización” de la democracia.Cada éxito, sin embargo, cavaba más hondo el sumiderode la crisis, postergada pero no resuelta, una vez más lasleyes del funcionamiento de la economía política capitalistase mostraron más fuertes que todos los intentos por neutra-lizarlas. Ahora se ha llegado a un punto de inflexión y el pa-norama político internacional está dominado por el hechode que cada víctima de aquellos éxitos comienza a poner demanifiesto, cada uno, según sus determinaciones de clase ysus circunstancias concretas- las contradicciones objetivasque la enfrentan con los centros de poder mundial.Al compás de este aceleradodeterioro económico tomacuerpo una realidad social, que si bien no es nueva, saltaahora a la vista con perfiles siniestros, criminales; desocu-pación masiva, marginación creciente de la juventud en elmundo entero, adopción de una legislación progresivamenterestrictiva a los pregonados derechos humanos, eminente-mente discriminatoria, definitivo aliento al racismo y la vio-lencia fascista, como válvula de escape para una caldera so-metida al máximo de presión.Sumemos a esto la paradoja, de que los supuestos bene-ficiarios actuales de la catástrofe que se abatió sobre la URSS,a saber los tres grandes puntales del capitalismo mundial,EE.UU. Europa Occidental y Japón son y serán víctimas delos bamboleos, que en todos los planos está provocando ladesaparición de aquel polo de poder mundial.A la vez acelerador y víctima de este creciente desordeninternacional EE.UU, conduce la carrera de las grandespotencias por el despeñadero de la recesión, hacia la com-petencia ínter-imperialistas que ya no prescinde de gestosamenazantes de fuerza militar, la absorción de riquezaspor todos los medios a costa de los países subdesarrollados,la ofensiva contra los obreros y campesinos en su propioterritorio y la apelación desembozada sistemática a la vio-lencia para sostener su hegemonía, hoy solo valida en elterreno militar.Para afrontar con perspectivas de éxito esta dramática co-yuntura histórica, deberemos responder a las exigencias deeste complejo entramado de contradicciones en el escenariointernacional; con respuestas políticas adecuadas a los re-querimientos que se plantean, de estos ejes de confrontaciónlocal , regional e internacional, con programas capaces deresponder a los objetivos de transformación social, a partirde las relaciones de fuerzas concretas; con una comprensióncientífica de la naturaleza, grado y ritmo de la crisis, con so-lidez teórica y fuerza organizativa suficiente, para encauzarla inexorable rebelión en curso de los pueblos y las clasessojuzgadas y explotadas ante el agravamiento de la opresióneconómica y social, claramente salta a la vista la falta de unadirección política propia, asoma con nitidez la orfandad po-lítica de nuestra clase trabajadora. Como objetivo estratégico,por tanto, se plantea la necesidad de recomponer las fuerzasmarxistas a escala local, regional e internacional, y plasmarlas más diversas tácticas de construcción independiente entodos los planos y terrenos que conduzcan a nuestro pueblopor el camino de la verdadera libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

queres comentar?

Cajitas de imagenes...