Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información

Translate

martes, 28 de febrero de 2012

LA LENGUA DEL DR FERNANDEZ.


Hay quienes sostienen que al reincidente Senador Aníbal Fernández se le escapa la lengua, y que sobre ella, no tiene gobierno; pero repasando la historia, esto sería un hecho menor. Su táctica se sabe, ha sido siempre, hablar rococo y primero que nadie. Debe suponer que ocupar los titulares de los diarios, aun a costa del ridículo, es mejor que el olvido. Su osadía lo condujo a apropiarse de frases y postulados de Dn Arturo Jauretche; cuya distancia con el Senador, es comparable a la que existe entre Nelson Mandela y Aldo Rico.

Lleva 32 años adaptàndose a sucesivos dirigentes a quienes lame con pasión y esmero, para terminar comiéndole las manos.

Puede recordárselo: defendiendo la gestión de Juanjo Alvarez, cuando siendo Secretario de Seguridad de la Pcia de Bs As, asesinaron a Kosteki y Santillán ; atribuyendo a Eduardo Duhalde los incidentes de la toma del parque Indoamericano en Villa Soldati , imputando a Pino Solanas la quema de vagones ferroviarios; apoyando al Juez que ordenó la detención del líder sindical ferroviario Ruben “pollo” Sobrero. Lo novedoso es que niegue la existencia de un sistema de espionaje sobre militantes sindicales y sociales, pergeñado desde el año 2005 en el seno de la Gendarmería Nacional a su cargo y luego de serle atribuída la ilegal iniciativa, por su propio cro, el periodista Horacio Verbitsky.

Otro flanco débil, es su dificultad para cumplir con relativa eficacia, con los controles impuestos en razón de sus sucesivos cargos. Hay algunos ejemplos, veamos.

Al Dr Fernández se le escapó, bajo su gestión como Ministro del Interior, el control sobre la cúpula corrupta de una Policía Federal que inmediatamente de asumida, pudo ver y comenzar a corregir la Ministra Nilda Garré. Se le escapó la aparición de un ciudadano boliviano cuando su ex chofer y ladero Sergio Villordo, era Intendente de Quilmes; se le escapó el control sobre algunos locales partidarios a cargo de su sector interno, los que allanados, arrojaron secuestro de cocaína y útiles de pesaje (Quilmes, Estadio Chico, año 1994); se le escapó el “Proyecto Vampiro”, red de espionaje a periodistas y militantes, pergeñado en el seno de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (organismo creado por Decreto 145/2005 por el PE Nacional), dependiente del Ministerio del Interior que presidía; por entonces también se escaparon las valijas transportadas por la línea Southern Winds, con el contrabando de 60 kgs de clorhidrato de cocaína, destino a España. Es posible que se le estén escapando recuerdos de personas que olvida conocer, tal podría ser el caso del vecino quilmeño Martín Lanatta, detenido por el triple crimen de Gral Rodríguez.

Su “talento” no está en lo que dice, sino en el silencio que supo imponer en aquellos que podrían correr ciertos velos, incluyendo algunos decadentes integrantes el Poder Judicial y, naturalmente, un inefable complemento: los fueros concedidos por sus benefactores.


--------------------------------------------------------------------------------

Proyecto X: Horacio Verbitsky desmiente a Aníbal Fernández
El senador dice que el plan de espionaje "no existe". Pero, según el periodista, fue él mismo quien lo puso en marcha cuando era funcionario.

"Qué plan X ni que ocho cuartos, de qué estamos hablando". Con su habitual elocuencia, el senador y ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández desmentía esta semana la participación del gobierno en el llamado "Proyecto X", un plan de Gendarmería Nacional para espiar a dirigentes opositores. La propia fuerza admitió el hecho, pero para el legislador el proyecto "no existe".

No opina lo mismo el periodista Horacio Verbitsky, considerado un "ministro sin cartera" del kirchnerismo. En su columna dominical en el diario oficialista Página/12, escribió que Aníbal Fernández no sólo conocía la existencia del proyecto, sino que fue él mismo quien lo impulsó cuando era funcionario.

"El ex ministro Aníbal Fernández negaba la existencia del Protocolo X (que se puso en funcionamiento durante su gestión, en 2005)", escribió Verbitsky en Página/12 de hoy. Se refire a su paso por el Ministerio del Interior, que ocupó durante toda la presidencia de Néstor Kirchner.

Además, el periodista cuestionó el proyecto de espionaje en sí mismo, refutando al titular de Gendarmería, Héctor Schenone, a quien califica de "uno de los hombres de la DEA en la Argentina".

"Schenone menciona la ley de Inteligencia Nacional, pero no parece advertir que sólo permite a las fuerzas de seguridad realizar tareas dirigidas a esclarecer ilícitos y es taxativa al prohibirles la búsqueda de información, la producción de inteligencia o el almacenamiento de datos sobre personas por su opinión política o por “su adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias, cooperativas, asistenciales, culturales o laborales”, como es el caso", sostuvo Verbitsky.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

queres comentar?

Cajitas de imagenes...